10 trampas a evitar a la hora de emprender

1. Pretender que su idea sea única y original
El emprendedor debe tener en cuenta que si llegó a esa idea, alguien más pudo haber pensado lo mismo. Prestando atención a este punto, no se sorprenderá si encuentra que existen competidores y se enfocará en la mejora continua de su idea.
2. Considerar que las buenas ideas sólo provienen de la creación de algo nuevo
Emprender no implica necesariamente crear algo nuevo y revolucionario. Resolver problemas claves y típicos puede ser más viable que el lanzamiento de algo nuevo y desconocido. 
3. Creer que una mínima innovación es suficiente
El emprendedor necesita tener un producto consistente. Proponer un pequeño cambio de un producto o servicio que ya existe no alcanza para sobrevivir en un mercado altamente competitivo.
4. Creer que el producto se vende por sí solo
Ofrecer  un buen producto no es condición suficiente que garantice las ventas. El esfuerzo de ventas es indispensable a la hora de emprender. Todos los productos, por más buenos que sean, necesitan de una estrategia y un esfuerzo de ventas considerable.
5. Pensar que el trabajo en equipo no es efectivo
Muchos emprendedores creen que son capaces de llevar adelante en forma personal todos los aspectos para el desarrollo de su idea. El emprendedor debe darse cuenta de que un equipo de personas que funcione como tal es el componente más importante para el éxito.
6. Suponer que es fácil convencer a inversores
Muchos emprendedores piensan que sólo una buena idea de negocio atraerá inversores. En la actualidad, los inversores son más exigentes y prestan especial atención a los planes de negocio y los equipos de gestión propuestos para los emprendimientos. Por ello, será necesario desarrollar un plan de negocios consistente que respalde a la idea, así como conformar un equipo sólido para la gestión.
7. Suponer que los números proyectados de ventas y del mercado son un fiel reflejo de la realidad
Proyectar un mercado es diferente que conquistarlo. En general existen factores internos y externos al emprendimiento que harán que los números sean sólo una aproximación a la realidad. La clave con las proyecciones está en la identificación de las factores que pueden influir tanto en la estimación de los ingresos como de los gastos.
8. Hacer una lectura equivocada de los números.
Una frase que se escucha muchas veces es: “¿Por qué si cada vez facturo más, cada vez veo menos plata?”. Para evitar caer en esta trampa, es muy importante que el emprendedor sea muy organizado a la hora de la contabilidad y las finanzas. Saber exactamente cómo se mueve la caja de su empresa, y otros aspectos contables básicos, es clave para poder entender el retorno que realmente percibe el negocio.
9. Creer que uno “se las sabe todas”
Construir una empresa  no es tarea fácil. Existen aspectos de la formación de la empresa en que se necesita el consejo y asesoramiento de expertos (legales, contables, técnicos, etc.)que nos ayudarán a prever problemas y a ensayar soluciones.
10. Dejar que el factor “ego” interceda en el  manejo de la compañía
Un buen emprendedor debe entender que a medida que la empresa crece, las necesidades de ésta cambian. Las personas que llevan adelante la creación y puesta en marcha de una empresa, podrían no ser las mismas que aquellas que la gestionan una vez alcanzada la estabilidad. Los cambios en el estilo de liderazgo a lo largo de la vida de un emprendimiento son necesarios.
fuente: endeavor

De la idea al negocio

Una empresa nace de una idea y ésta puede provenir de diferentes fuentes. Puede ser producto de la casualidad o la resultante de un arduo proceso de análisis. Lo importante son los pasos previos que se adoptarán para que esa idea se transforme en un negocio viable. Por ende para esto hay varios requisitos:
La vocación del emprendedor es un requisito fundamental, tanto como ser consciente de las propias capacidades y debilidades para afrontar el desafío. También hay que estar preparado para enfrentar la derrota. Un emprendedor debe tener los pies sobre la tierra y cuotas iguales de optimismo y realismo. Debe lograr que los que trabajan con él se sientan con el derecho y la obligación de ser también emprendedores.

Afirmarse en seis pasos

1) Percibir la oportunidad
Al descubrir una oportunidad, el emprendedor genera una idea para aprovecharla. No es necesario que invente algo nuevo para conquistar un nicho del mercado. Muchas veces alcanza con dar respuesta a una necesidad en un rubro explotado en forma inadecuada, o lanzar un producto que complemente otro ya impuesto. Luego, hace falta encontrar la motivación y la capacidad para hacer que esa idea en bruto sea viable.
2) Cuestionar la idea
La idea en bruto debe superar una serie de filtros que permitan determinar si realmente existe una idea fuerza. Ese proceso debe incluir el cuestionamiento de la oportunidad para determinar si el proyecto está satisfaciendo una necesidad del mercado y si es rentable…
3) Hacer un análisis económico y financiero
Mediante un análisis económico, se identificarán los ingresos y los costos para obtener la rentabilidad del proyecto. Y a través de un análisis financiero se determinarán las necesidades de inversión de capital, y el tiempo en que se espera recuperar dicha inversión.
4) Definir estrategias
Es el proceso mediante el cual se define el plan de acción, que se utilizará para posicionar al emprendimiento, satisfacer a los clientes, competir con éxito y lograr un desempeño del negocio que garantice la rentabilidad. Definir estrategias es trazar el futuro del negocio.
5) Planificar e implementar
Para asegurar la perdurabilidad del proyecto hay que tener un plan de negocio realista que neutralice a los competidores actuales y futuros. Este plan no es otra cosa que un “mapa” para orientar al emprendedor, de manera que sepa cómo llegar al objetivo definido. Ayuda a pensar metodológicamente la forma de cristalizar el proyecto, además de representar la imagen del negociofrente a potenciales inversores, posibles socios y proveedores. Pero hay que tener en claro que se trata de una herramienta valiosa, pero no es el negocio en sí.
6) Evaluar permanentemente
Ser buen emprendedor significa, además, saber retirarse a tiempo. Esto implica la capacidad de determinar cuándo el negocio ha dejado de ser una oportunidad. Saber crear y poner en marcha un proyecto es tan importante como poder identificar el momento exacto para cerrarlo. La empresa debe repensarse constantemente para monitorear si está en el camino adecuado e introducir las variantes necesarias para asegurar su viabilidad. Para los verdaderos emprendedores, el fracaso es como un lugar de descanso para analizar lo ocurrido, procesar la experiencia y tomar fuerza para encarar un nuevo proyecto.
fuente: Endeavor

Empezar tu start-up

Necesitás tres cosas para crear una start-up exitosa: empezar con buena gente, hacer algo que los clientes realmente quieran, y gastar lo menos posible. Una start-up que tenga las tres probablemente tendrá éxito. 
Y eso es muy emocionante cuando pensás en ello, porque las tres son factibles. Difíciles, pero factibles. Y dado que una start-up que triunfa normalmente hace ricos a sus fundadores, eso implica que hacerse rico también es factible. Difícil, pero factible. Si hay un mensaje que nos gustaría hacer llegar acerca de las startups, es ese. No hay un paso mágico que requiera de brillantez para resolverlo.
En el siguiente gráfico podés ver los pasos que tenés que atravesar para lograr que tu start-up tenga éxito.

TU-START-UP_Belephant-01

10 claves para saber si tu idea es rentable

Origami_(made_from_an_American_1-dollar_bill)_of_an_elephant
1) Seguí una pasión
La parte más importante de empezar un negocio es trabajar en lo que le gusta.
2) Sencillez ante todo
El cliente no quiere complicarse, solo busca soluciones que hagan más fácil su vida.
3) Compartí tu idea
Es importante tener una segunda opinión a la hora de hacer una inversión.
4) Prevé los problemas
Identificar los obstáculos permite desarrollar estrategias para poder sobrepasarlos.
5) Escribí un plan de negocios
Necesitás saber hacia dónde y cómo ir. Con esto podés darte cuenta si tenés las ideas claras.
6) Estudiá el mercado
Asegurate de que tu producto o servicio va a llenar una necesidad en la comunidad.
7) Buscá algo que te destaque
Tené en claro si la propuesta tiene valor. ¿Cómo vas a diferenciarte de los demás?
8) Elegí bien el momento
Lo mejor es montar la empresa haciéndola coincidir con tendencias favorables.
9) Predecí los gastos e ingresos
Calculá a cinco años, considerando tu inversión inicial y en qué plazo la podrías recuperar.
10) Pensá en el futuro
No mires solo el ahora. El mundo evoluciona y tu idea también debería hacerlo.
fuente: Endeavor