EN LOS NEGOCIOS, NO TODO SON LOS MILLENNIALS

pqs-millennials-emprendedores
La generación X sigue siendo un segmento de mercado atractivo para distintos giros comerciales, incluso para proyectos de los mismos millennials.

Ya mucho se ha hablado sobre el tema de los millennials como tendencia y como nicho de oportunidad comercial, por ello son muchas las empresas que están enfocando sus estrategias de mercadeo y desarrollo de productos en esa generación que va de los 19 hasta los 32 años, quienes se caracterizan por una profunda necesidad de conexión tecnológica, destacan por sus habilidades en la gestión de multipantallas y multidispositivos, entre otras habilidades y necesidades diversas.

 

Al día de hoy los esfuerzos publicitarios y de mercadotecnia se enfocan en este nicho de mercado para gestionar ventas y comenzar a reflejar números en los sistemas financieros de las compañías, lo cual es un tremendo error, pues en la actualidad deberíamos enfocarnos en educar a estos potenciales clientes, ya que por el momento no son una fuerza económicamente estable, como la generación X, a pesar de ser emprendedores que dirigen nuevos proyectos, empresas o startups.

 

La gestión de estos nuevos esquemas de desarrollo es en lo que deberíamos prestar especial atención ¿Estamos comenzando a darle la espalda a la generación que mantiene una actividad económicamente estable? Los integrantes de la llamada generación X cuentan con empresas con amplia experiencia o bien, son los responsables de la toma de decisión y gestión del crecimiento de las empresas en territorio nacional.

De acuerdo con estudios de la Universidad de Michigan, quienes pertenecen a la generación X se caracterizan por ser miembros activos en sus comunidades, además de encontrarse mayormente satisfechos con sus empleos. Dos tercios de este segmento se encuentran casados, el 71% cuenta con hijos menores de edad. Además el 90% participa en actividades recreativas como: ciclismo, natación, pesca, entre otras actividades al aire libre. El 80% de las personas que formaron parte del estudio, afirman haber leído seis o más libros en el último año.

 

Podemos observar cómo la generación X sigue siendo un segmento de mercado atractivo para distintos giros comerciales, incluso para proyectos de los mismos millennials. Si bien es importante determinar el crecimiento a futuro de las organizaciones mediante campañas de lanzamiento y educación enfocada hacia la cultura de nuestra marca, también es importante prestar atención a la situación actual del mercado, la cual sustenta y determina el crecimiento exitoso y sustentable de la organización.

 

Por otro lado, debemos aplaudir y reconocer los esfuerzos de la generación millennial en el desarrollo de nuevos proyectos, pero al mismo tiempo es nuestra responsabilidad motivarlos para que continúen con estas prácticas, puesto que en el futuro cercano serán los responsables del desarrollo económico del país.

 

Fuente: Entrepreneur 

10 COSAS QUE DEBES SABER ANTES DE SALIR CON UN EMPRENDEDOR

???????????????????????????????????????????????????????

No nos cansamos de hablar de los imperios que estamos construyendo y buscamos a personas que estén dispuestas a escucharnos.

Así que querés salir con un emprendedor. Es un camino complejo, más si vos no estás empezando un negocio, porque tenemos hábitos raros y características extrañas. No te asustes. Salir con un emprendedor es genial, pero hay algunas cosas que debes saber.

1. Leemos MUCHO sobre negocios y desarrollo personal 

Los emprendedores rara vez llegamos a un punto en el que estemos satisfechos con nuestro progreso personal y profesional. Como resultado, nuestros libreros están llenos de memorias, autobiografías y análisis de grandes innovadores y nuestros marcadores online están repletos de libros digitales y herramientas de mejora emocional.

2. A veces nos cuesta trabajo “apagarnos”

Para nosotros el trabajo no se queda en la oficina. Siempre tenemos cosas que hacer y una lista de pendientes que siempre estamos atacando. Puede ser difícil convencer a un emprendedor de que se relaje.

3. Siempre estamos pensando en el dinero 

No es que seamos tacaños, más bien tratamos de usar nuestro capital de manera inteligente. Sabemos más de deducción de impuestos que nadie porque todo tiene que tener una estrategia.

4. Analizamos si las cosas merecen nuestro tiempo

Como nuestra lista de pendientes nunca está vacía, lo último que queremos es perder el tiempo en algo que no sea productivo. Cada asunto en nuestra agenda está cuidadosamente calificado. Por eso, si pasamos tiempo con vos, es porque realmente queremos hacerlo.

5. Definitivamente no trabajamos de 9 am a 5 pm

Los dueños de negocios tenemos que cubrir una serie de roles: mercadólogos, creadores de contenido, vendedores, líderes, atención a clientes, y la lista sigue. Nuestros días difícilmente caben en una rutina de 9 am a 5 pm como otras profesiones, lo que significa que es muy probable ver llegar tarde a un emprendedor (cargando con su laptop) o que se despierte en la madrugada para trabajar en un plan de negocios.

6. Hacemos muchísimas preguntas

Los emprendedores nunca dejamos de aprender. Incluso si el tema no tiene que ver con nuestro negocio, somos naturalmente curiosos y hacemos millones de preguntas para obtener el mayor conocimiento posible. Al salir con un emprendedor, estarás con alguien que sabe mucho y que te impulsará a seguir aprendiendo.

7. No hacemos ‘clic’ con las personas flojas

Los emprendedores tendemos a rodearnos de personas inspiradoras para mantener nuestra motivación. Nos encanta ‘rebotar’ ideas con otros emprendedores e innovadores, sobretodo con las personas que nos pueden enseñar a trabajar mejor. Las personas flojas nos desmotivan.

8. Somos ‘todólogos’

¿Recuerdas que mencioné que los emprendedores siempre tienen ganas de aprender? El resultado es que prueban de todo. Una persona muy motivada puede inspirar a personas con diferentes habilidades.

9. Vivimos para lograr cosas

Los emprendedores estamos trabajando constantemente para alcanzar una meta (muchas veces varias a la vez). Cada logro nos da el impulso para dar el siguiente paso. Tu apoyo en este proceso será indispensable.

10. Somos espontáneos

La falta de un horario de 9 am a 5 pm, los cambios constantes en las responsabilidades y la mentalidad de hacer las cosas pase lo que pase asegura que no hay un momento aburrido con un emprendedor. Cuando una buena idea llega, la perseguimos y esperamos llevarte con nosotros.

 

Fuente: Entrepreneur 

5 LIBROS PARA CAMBIAR TU MENTALIDAD EN LOS NEGOCIOS

libros-empresarios-810x540

¿Cansado de leer las mismas historias de éxito? Además de traer muy buena vibra, estos autores solucionan problemáticas de esta década.

Esas historias de éxito sobre los poderosos empresarios que empezaron sus fortunas hace 70 años cuando no tenían nada y esos libros que te platican de cómo aquellas pequeñas empresas llegaron a ser los grandes corporativos que hoy conocemos.

La realidad es que hoy el contenido está cambiando y cada vez hay más y más gente escribiendo sobre lo que les está sucediendo actualmente.

Seguro les ha pasado, que de repente, te das cuenta y estás leyendo un libro de negocios que publicaron en 1987, ¿qué es eso? No dudo que podamos aprender algo, pero seamos realistas, siempre es mejor leer algo más actual.

Sin duda prefiero leer libros sobre lo que está pensando la gente hoy y sobre cómo visualizan el futuro con las herramientas actuales.

Hoy podés encontrar gente que hace apenas algunos años no tenía nada y hoy son emprendedores sumamente exitosos con compañías multimillonarias.

Hoy existen autores que hablan en un lenguaje más sencillo y más aterrizado, empresarios con los que realmente podés lograr identificarte y compararte. Creo que esto es algo sumamente positivo ya que hacen ver a los negocios como algo más terrenal y alcanzable.

Esto es algo que motiva y fomenta a que cada día existan más emprendedores. Habiendo dicho esto, les comparto cinco de mis libros favoritos, de cinco autores diferentes que traen muy buena vibra, que definitivamente te van a cambiar tu mentalidad y te van motivar. Y sí, ¡todos son de esta década!

1. “Sell or be Sold” de Grant Cardone, publicado en 2011

2. “#AskGaryVee – Book” de Gary Vaynerchuck, publicado en 2016

3. “Bold” de Peter H Diamendis y Steven Kotler, publicado en 2015

4. “How to win at the sport of Business” de Mark Cuban, publicado en 2011

5. “The industries of the future” de Alec Ross, publicado en 2016

Les sugiero también buscar a los autores en redes sociales porque tienen muy buen contenido.

Fuente: Entrepreneur 

10 LECCIONES DIFICILES QUE TE HARÁN MÁS EXITOSO

12-caracteristicas-de-las-personas-exitosas-que-quiza-no-conocias

El autor Malcolm Gladwell sugiere que lograr dominar una tarea requiere 10,000 horas de práctica. Ya lo dijo una vez Coldplay: nadie dijo que fuera fácil.

Todos fallamos alguna vez en la vida, y el fracaso puede ser una experiencia desastrosa. La única cosa que separa a las personas exitosas del resto es cómo responden a las caídas.

Cuando te enfrentás con obstáculos, debes decidir si vas a dejar que sean la excusa para tu fracaso o si serán la historia que inspire tu éxito.

Al adoptar la actitud adecuada, el fracaso se vuelve una gran maestra ya que interrumpe tu rutina y te da la oportunidad de explorar nuevas soluciones, pero solo si tenés la actitud correcta.

El psicoanalista Albert Bandura realizó un estudio que demostró cuán importantes son las actitudes que tomamos frente al fracaso. En su análisis, dos grupos de personas debían completar la misma tarea. Al primer equipo se le dijo que el propósito de la tarea era medir sus habilidades gerenciales, mientras que al otro se le dijo que era una tarea imposible de completar, pero que debían tomar el ejercicio como una oportunidad de ensayar y mejorar sus habilidades. El truco estaba en que los investigadores hicieron que la tarea fuera tan complicada, que todos los participantes estaban destinados a fracasar. El primer grupo, sintiéndose mal porque sus “habilidades” no estaban solucionando el problema no hicieron mejoras cuando se les pidió repetir la tarea. El segundo equipo, por el contrario, vio cada falla como una oportunidad de mejorar y empezaron a desempeñarse cada vez mejor. Incluso experimentaron mejores niveles de autoconfianza.

Justo como los participantes del estudio de Bandura, nosotros podemos ver nuestros errores como reflejo de nuestras habilidades o como oportunidades para crecer. La próxima vez que te hundas en la autocompasión que acompaña a los fracasos, enfócate en lo que sí puedes controlar: tu actitud.

Algunas de las mejores lecciones de la vida con las más difíciles de entender y las que más exigen un cambio de actitud. Estos ejemplos desafían tu flexibilidad y disposición a aprender. Cuando no las aceptas rápidamente, pueden costarte grandes enseñanzas:

1. El primer paso SIEMPRE es el más difícil.  Cuando querés lograr algo importante, el primer paso siempre es el que provoca más miedo. Cuando te atrevés a moverte, la ansiedad se disipa en el nombre de la acción. Las personas que se atreven a dar ese primer paso no son más fuertes que el resto. Simplemente han entendido que para obtener resultados hay que tomar acciones.

2. Las cosas buenas toman su tiempo. El éxito, antes que nada, requiere tiempo y esfuerzo. El autor Malcolm Gladwell sugiere que lograr dominar una tarea requiere 10,000 horas de práctica. Piensa en Henry Ford, cuyos dos primeros negocios automotrices fracasaron antes de que consiguiera el éxito a los 45 años. Cuando finalmente alcanzas la cumbre de lo que te propones, te das cuenta de que el viaje fue la mejor parte de tu camino.

3. Estar ocupado no es lo mismo que ser productivo. Observa a las personas a tu alrededor. Todas parecen estar muy ocupadas, corriendo de junta en junta y mandando cientos de correos electrónicos. Sin embargo, ¿cuántos de ellos están produciendo algo realmente? El éxito no viene del movimiento y la actividad; viene del enfoque, de asegurarse de que el tiempo se está usando con eficiencia. Tienes el mismo número de horas que los demás, así que usalas con sabiduría. Después de todo, eres el producto de lo que generás, no de tu esfuerzo. Enfoca tus fuerzas a tareas que den resultados.

4. Siempre tendrás menos control del que te gustaría tener. Hay demasiadas circunstancias en tu vida que jamás podrás controlar. No obstante, puedes controlar cómo reaccionas a las cosas que se escapan de tu control. Tu reacción es lo que transforma tus errores en experiencias y asegura que tus victorias no se te suban a la cabeza. No puedes ganar todas las batallas, pero con la actitud adecuada puedes triunfar en la guerra.

5. Eres tan bueno como las personas con las que te asocias. Debes esforzarte por rodearte de personas que te inspiren y te hagan ser mejor. Y probablemente ya lo haces. Pero, ¿qué hay de las personas que te jalan hacia abajo? ¿Por qué les permites ser parte de tu vida? Cualquier persona que te haga sentir insignificante, ansioso o poco inspirado te hace perder tu tiempo, y muy probablemente, te empujan a parecerte a ellos. La vida es demasiado corta para asociarte con personas así. Córtalas de tu existencia.

6. Tus mayores problemas son mentales. La mayoría de nuestros problemas suceden porque amamos “viajar en el tiempo”: vamos al pasado para reprocharnos cosas que hicimos, o vamos al futuro para sentir ansiedad por eventos que todavía no han sucedido. Cuando hacemos eso, perdemos de vista lo que sí podemos controlar: el presente.

7. Tu valor viene de adentro. Cuando tu sentido de placer y satisfacción se derivan de la comparación que haces de tu persona con otras, no eres dueño de tu propio destino. Cuando te sientes bien por cosas que has hecho, no dejas que las opiniones de otros te afecten. No es posible cerrar por completo tus reacciones a lo que los demás piensan de ti, siempre puedes tomar sus creencias con un grano de sal. De esa manera, no importa lo que otros piensen, tu amor propio viene de adentro de ti.

8. No todas las personas te van a apoyar. De hecho, la mayoría de las personas en tu vida NO LO HARÁN. Muchos individuos te van a inundar con su negatividad, agresión pasiva o celos. No es posible contar con el apoyo de todas las personas de tu vida, y definitivamente no puedes gastar tu tiempo y energía en tratar de ganártelos. Darle el peso justo a las opiniones de los demás te libera para atender a las personas que sí te quieren.

9. No existe la perfección. No puedes fijar la perfección absoluta como meta. Eso no existe. Los seres humanos somos falibles por naturaleza. Cuando la perfección es tu meta, siempre te quedas con un molesto sentimiento de fracaso. Terminas usando tu tiempo para lamentarte el haber fallado en lugar de seguir adelante, emocionado por lo que ya has conseguido.

10. El miedo es la fuente número uno de lamentación. Cuando todo se haya dicho y escrito sobre tu vida, probablemente algo que lamentarás es no haberte atrevido a correr más riesgos. Muchas veces escucho a otras personas decir “¿Qué es lo peor que puede pasarte?” Ciertamente, no es la muerte. Lo peor que puede sucederte es dejarte morir por dentro mientras sigues existiendo.

 

Fuente: Entrepreneur